• Waira

Doblaje y actuación de voz: entrevistamos a Carlos Romero Franco


En Waira Estudio entrevistamos a un amigo de la casa, gran actor y director de doblaje: Carlos Romero Franco. En esta nota encontrarás un resumen de la charla junto a Sebastián Palmadessa, director de Waira, en la que pudieron conversar sobre muchos temas incluyendo consejos para quienes recién inician en el mundo del doblaje y locución. En el canal de YouTube de Waira podrás verla completa, no te la pierdas!




Hay que ponerle amor a lo que uno elige


Sebastián: ¿Qué consejo podrías darle a la gente que quiere insertarse y que tiene la chispa de querer hacer doblaje, de entrenar su voz?


Carlos: Lo fundamental es que se formen, que aprendan. Lo primero es un estudio de cuerdas vocales, luego que hagan un curso de neutro, que hagan un curso de doblaje. Que elijan con quién hacerlo porque hay mucha oferta y a veces no es bueno el resultado. Que se asesoren con quién estudiar, que no crean lo primero que les dicen...a veces se dice mucha cosa desde un lugar de soberbia:


“-No! vos no servís para esto”

“-No! ese registro vocal lo tienen muchas personas, va a ser difícil que trabajes…”


Eso es mentira


Les diría que se preparen, que sepan por qué quieren hacer esto y que también sepan que el doblaje en la Argentina creció mucho. Hoy hay muy buenos actores, actrices, una industria más consolidada, queremos que salga bien el trabajo que se va a escuchar de por vida. Y sobre todo, hay que ponerle amor a lo que uno elige: estas profesiones no se pueden elegir sin amor, como todo lo artístico.


Una guía en el camino de aprendizaje


Sebastián: Das cursos de neutro y doblaje, ¿cuál es la referencia que les das a tus estudiantes?


Carlos: Si, doy cursos de neutro y de doblaje desde el 2005. Yo no hablo en neutro en los cursos, entonces te preguntarás: ¿cómo haces un curso de neutro si no les hablas en neutro? Los estudiantes van a encontrar su propio neutro, su propio camino y su propio estilo. Yo tengo un objetivo pero nunca hablo en neutro en los cursos. No hay una fórmula. Es intuición, saber cómo es la persona. Por ejemplo, si estoy preparando actores y actrices para trabajar en novelas, necesitan hablar en neutro sí o sí y firmar contrato. Ahí me aventuro a hablar un poquito en neutro pero en una formación para doblaje no. Es una etapa de aprendizaje constante y lo que yo enseño es buscar naturalidad, porque más allá del neutro, hay que conseguir actuación natural. Por eso a mí me gusta preparar actores y actrices que justamente honran la profesión y aquella persona a la que le falte yo amablemente y cariñosamente se lo digo y seguimos avanzando. Me gusta dar diagnósticos precisos para que no sufran, después el sistema les permitirá empezar o no.


Grabar es ser actor, es ser actriz, es embocar, es sincronizar. Es dejar de lado los problemas de ese día para meterse en un mundo artístico que va a generar ingresos para ellos y para los empresarios, para los traductores, para los operadores, es eso.


Un neutro argentino y rioplatense


Sebastián: Me gustaría hablar un poco de nuestros inicios con el Canal Encuentro en donde no hacíamos neutro, donde se trató y se logró un neutro diferente, un neutro argentino.


Carlos: Le propongo a la gente de Encuentro tratar de hacer un rioplatense que fuera efectivo y agradable al oído del público que estaba acostumbrado a escuchar en neutro. Y eso empezó a imponerse y se empezó a escuchar ese rioplatense, empezó a agradar y se abrió un mercado de una cultura que no estaba. Eso pudimos hacerlo en Canal Encuentro y en Paka Paka.


La tecnología al servicio del doblaje


Sebastián: ¿Cómo era el doblaje antes y cómo lo ves ahora?


Carlos: Antes grabábamos varias personas frente al micrófono, entonces si alguien se equivocaba había que volver a grabar todo. Pero había un contacto porque estábamos ahí y por ahí nos mirábamos o alguien te tocaba sin darse cuenta, era otro estímulo. Hoy es individual, se logra una veracidad y calidad muy buena, pero antes estábamos todos juntos.


En las películas de los ‘70 los actores movían la boca y después se escuchaba el sonido. Hoy eso es inadmisible. Como en los viejos doblajes empezábamos tarde, hoy eso la gente lo apagaría, la tecnología sirvió en ese aspecto, se usa Pro Tools para empatar sonido y eso lo celebro.


Sebastián: Sé que te gusta la presencialidad, te gusta el ambiente que se genera con el director y con la persona. Hoy día estamos trabajando bastante con virtualidad y con grabaciones remotas, ¿cómo te estás adaptando con eso?


Carlos: Tuve la posibilidad por primera vez de dirigir a personas que estaban en sus casas, como son colegas que yo conozco que son gente muy amable la hemos pasado bien. Igual siempre voy a rescatar lo presencial. Y sostener lo humano, sostener volver a la presencialidad a medida que se pueda para cuidar la magia que sucede entre actor y director. Mientras lo humano funcione amorosamente y respetuosamente, avanzamos.


Sebastián: un placer tenerte aquí en Waira y esperemos seguir haciendo magia y de aquí en más que siga creciendo el doblaje, la industria y los buenos talentos!